Viajes, monzones y solidaridad

Casa derruida en el valle de Hushe

Este año, el monzón ha castigado con dureza India y Pakistán. La pérdida de vidas humanas, sobre todo en el segundo de los países, ha sido enorme incidiendo una vez más sobre la pobreza y la flaca esperanza de progreso entre las gentes de casi todo su territorio.

 Las noticias que nos llegan son abundantes pero etéreas. Sabemos que la catástrofe es evidente y general, pero pocas veces se concreta en nombres y corazones, salvo que sean occidentales quienes se hayan visto afectados cuando hacían turismo o iban al monte y que, como es natural, son evacuados sin más problema que el coste del flete de un avión.

 Nos alegramos, por supuesto, de su regreso sanas y salvos, pero nos acordamos de las almas perdidas de tez morena y del inmediato futuro de quienes han sobrevivido, porque ahora llega lo peor. Infraestructuras deshechas, hogares derribados, cosechas destruidas son un saldo demasiado pesado como para afrontar el invierno sin temor al frío, al hambre o a la enfermedad.

Reparto de comida

 Por eso queremos hacer un llamado a la solidaridad. Solidaridad que pasa por dos aspectos muy sencillos: la suspensión de los viajes a la zona y la colaboración con las organizaciones no gubernamentales destacadas en los países afectados. Suspender los viajes porque no creemos ético pasear entre cadáveres en un momento de emergencia y porque no debemos permitir que nadie tenga que preocuparse por nuestra seguridad -la seguridad de alguien que viaja por placer-, cuando la urgencia consiste en salvar vidas y aliviar el dolor de quienes viven allí y no pueden marchar. Y colaborar con ONG fundamentalmente con aportes económicos, que es lo que realmente necesitan para hacer frente a un desastre que también ha afectado a sus recursos.

Carreteras destruídas

Son muchas las organizaciones que trabajan sobre el terreno y todas van a necesitar de nuestras donaciones. Pero permitidnos que destaquemos una, la Fundación Félix Baltistán, por dos motivos. El primero es la cercanía ya que su coordinador es Txema Cámara, colaborador y amigo de Noraezean. Y el segundo, el verdaderamente importante, es porque actúa en un lugar olvidado del norte pakistaní -Thalis, en el valle de Hushe-, cruelmente golpeado y a donde no están llegando las ayudas.

 Os dejamos la dirección web de la fundación, http://www.felix-baltistan.org/paginas/cas/principal.asp?idi=cas, y las cuentas donde ingresar el dinero:

BKK 2095 0038 51 9103522251;
Kutxa 2101 0038 51 0011074747;
Laboral 3035 0044 85 0440018830.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s