El valle de los dioses

Valle de Spiti

Fuera de las rutas más transitadas por los viajeros, inhóspito, apartado y espectacular, el valle de Spiti se encuentra en el corazón de los Himalayas indios, en el estado de Himachal Pradesh, junto a la frontera con el Tíbet, un lugar que geográfica y étnicamente hablando tiene más en común con esta última región que con la India.

Texto y fotos: Roberto Folgueira

Valle de Lahaul

La aproximación al valle tanto por el noroeste partiendo de Manali como por el sureste partiendo de Simla merece por sí misma el viaje. Y es que el recorrido desde ambos puntos son un regalo para la vista y un desafío para los espíritus más audaces. Desde Manali el primer obstáculo lo encontramos en el Rhotang La, un serpenteante paso de montaña a algo más de 3.900 mts, en cuya cima los vehículos suelen continuar camino de Keylong para adentrarse en la solitaria región de Ladakh. Girando hacia el este, descenderemos hacia los salvajes y verdes parajes del valle de Lahaul. La carretera se ha convertido en una simple pista y la presencia humana se ha reducido a algún grupo de pastores que conducen sus rebaños y a las esporádicas aldeas y puntos de descanso para los viajeros.

Cruzado este valle, tras varias horas de viaje, nos encontramos con el segundo obstáculo, el Khunzum La, un paso de montaña a 4.551 mts., que separa Lahaul de nuestro destino y supone una frontera étnica y paisajística. En su cima una estupa budista nos indica que entramos en otro mundo: un pedacito del Tíbet en la India. 

Estupa en lo alto del Khunzum La

El paisaje es ahora árido. Cuando iniciamos el lento descenso, el valle se abre ante nosotros. Inmediatamente recordamos las palabras de Kipling: “Seguramente los dioses viven aquí…este no es un lugar para los hombres”. El río Spiti se abre paso a través de un terreno seco, rodeado de montañas sin rastro de vegetación y de una ruda belleza. Las condiciones de vida son aquí extremas: la climatología da un respiro a sus habitantes entre los meses de julio y octubre y las escasas zonas de cultivo se hallan en pequeños terrenos ganados al río.

Monje budista del monasterio de Ki

La población del valle de Spiti, étnica y tradicionalmente tibetana, se concentra en pocas y dispersas poblaciones. A lo largo del valle encontramos gompas budistas extraordinarios por su ubicación y por los tesoros que albergan. Algunos viajeros encuentran descanso también en ellos. Es el caso del monasterio de Ki, a una decena de kilómetros de Kaza, la capital del valle, o los monasterios de Dhankar y Tabo, más al sureste valle abajo.

En la aldea de Dhankar el paisaje es espectacular. Junto a ella el río Pin se une al río Spiti.

Alde de Dhankar

Desde el río Pin parte una ruta de trekking que en 10 días nos deja en el valle de Parvati cruzando el paso de Pin-Parvati a más de 5.000 mts y pasando junto al Parque Nacional del Gran Himalaya.

 

Desfiladero sobre el río Spiti en la carretera Hindustán-Tíbet

La salida del valle por el sureste se hace a través de la impresionante carretera Indostán-Tíbet, construida en tiempos del dominio británico, y excavada en algunos tramos a golpe de dinamita sobre el desfiladero que se asoma al río. La experiencia por esta estrecha carretera puede resultar en algunos tramos espeluznante y en otro simplemente fantástica por las vistas sobre la cordillera del Himalaya. Llegar al valle de Kinnaur, la salida natural del valle de Spiti por el sureste, lleva un día de viaje completo.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

¿Os apatece daros una vuelta por allí?

Entrevista en el Mapamundi de Más que palabras, en Radio euskadi, Roberto Folgueira con Almudena Cacho y Xabier Bañuelos.

http://www.eitb.com/audios/radio/radio-euskadi/programas/mas-que-palabras/detalle/558262/valle-spiti-nos-vamos-india/

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

7 respuestas a El valle de los dioses

  1. Simona dijo:

    Qué bueno Roberto!
    Me ha encantado el relato corto que nos haces, un poco como un cuento en el que entras a descubrir mundos nuevos. Eres afortunado por haber conocido un lugar así.
    Un saludo!

  2. Lluis dijo:

    Hola,
    muy bueno el relato!!

    ¿Puedes decirme en que més del año cruzaste el paso?
    me gustaria ir, pero habria de ser en octubre.

    Gracias!!

    • rfolgueira dijo:

      Hola Lluis,

      Lo hice en agosto. Por Manali se puede hacer, en principio, entre junio y octubre aproximadamente. Dicen que por Simla la carreter Indostán-Tíbet está abierta todo el año pero, francamente, tengo mis dudas. El resto del año lo normal es que esté cerrada o sufra cortes debido a la nieve. Pasa un poco lo mismo que en Ladakh. Pero el lugar merece mucho la pena. A ver si te animas.

  3. nuria dijo:

    Fabuloso post y fabulosos paisajes, muchas gracias por compartir la experiencia y algunas fotos.
    un saludo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s