Blas de Otero en Pekín

Blas de Otero nació en Bilbao el 15 de marzo de 1916, pero su vida fue un continuo viaje hacia su interior y al exterior para encontrarse como persona.

El poeta bilbaino en 1952 sale por primera vez de España, permaneciendo durante un año en París. A su vuelta recorre los pueblos de León y Castilla, cuyo paisaje y gentes llenarán los poemas de Pido la paz y  palabra y En castellano.

Entre 1956 y 1959 vive en Barcelona, donde recibe el Premio Boscán y el de la Crítica. La censura se ensaña con sus libros, algunos de los cuales ha de publicar en el extranjero, como En castellano (que nacerá en París y con nombre francés, Parler clair) y Que trata de España.

Blas de Otero en 1960 recorre varios países socialistas (La Unión Soviética y China) invitado por la Sociedad internacional de Escritores, pero siempre que salía fuera, aunque tuviera una relación amor-odio con su tierra, el poeta se acordaba de Bilbao, del golfo de Vizcaya, del País Vasco y también de los rincones, paisajes y recuerdos de Orozco. Decía Blas de Otero: voy a ir a China / para orientarme un poco.

Durante mi viaje a China leí algunos de los poemas que surgieron durante su viaje. Su vida fue una constante búsqueda a sí mismo tanto en su país como cuando salía a recorrer otros horizontes.

En el poema Monzón del mar que escribe durante su estancia en China muestra su estado de ánimo durante aquel viaje, pero siempre con una referencia a sus orígenes, costumbre que sigue a lo largo de su producción poética.

En 1964 viaja a Cuba, donde permanece cerca de tres años. Allí conoció a la cubana Yolanda Pita, con la que se casó. Durante tres años vivió en La Habana con ella; en 1967 se divorció y regresó a Madrid, donde retomó la antigua relación de amistad y amor de Sabina de la Cruz.

Monzón del mar

Ahora que estamos lejos, tú de mí,

yo, revolviendo la tierra por encontrarme,

he preguntado al viento de Pekín

que llega grávido de mares,

en qué cadera tuya o cantil

se apoya mi memoria, esperándome;

no estoy desarraigado aunque ande así,

más bien como una rama en el aire

agarrada con las dos manos a su raíz,

precisamente esta tarde

oigo el golfo de Vizcaya aquí

en el fondo de estos mares de China,

jadeantes de nocturno marfil.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized, viaje y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Blas de Otero en Pekín

  1. María dijo:

    Desconocía los datos biográficos de Blas de Otero, nunca le hubiera relacionado con Pekin. Gracias por compartir este poema tan bello!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s